(+593) 098 457 6685 sara.solines@outofshape.net

Filosofía

ntg. sara solines

¿Qué es para mi?

Mi historia

Comenzó en la Universidad Internacional del Ecuador, a primera vista era perfecta; es que el simple hecho de “curar” enfermedades con alimentos me cautivó. Me vi sumergida por completo y absorbiendo todo lo que ella tenía por ofrecerme. Creía que la nutrición era un tema matemático más que humano, estaba muy confundida.

Es que la idea de nutrición para mi era numérica, de cierta forma estructurada, era una serie de algoritmos que me llevaría a obtener la “fórmula perfecta” para que el paciente mejore su salud. Me encontraba contando: kilogramos, gramos de nutrientes, kilocalorías, etc. Había reducido en mi cabeza, el inmenso mundo de la nutrición confundiéndolo con un aspecto netamente dietético.

Los años universitarios

Transcurrieron en un abrir y cerrar de ojos, me vi en un consultorio junto a un médico realizando prácticas comunitarias. Recuerdo ese momento en el que replicaba el discurso superficial que me había repetido tantas veces durante la carrera. Sentía que ser una buena nutricionista era realizar los cálculos sin falla en el papel, aplicar la fórmula adecuada, contabilizar correctamente todo, en fin, una visión cuadriculada.

En el centro de salud recibía a pacientes temerosos, que llegaban con la expectativa de ser juzgados. Y en ellos me vi reflejada yo y la ansiedad que me producía subirme a una balanza, el miedo a no decir realmente que es lo que comí ayer porque tal vez “fue mucho” y temía ser juzgada, la frustración por no poder decirle al profesional de la salud que su plan  simplemente no se adaptaba a mi estilo de vida.

“Practica lo que predicas”

Lo había escuchado tantas veces, incluso llegué a pensar que lo hacía, claramente olvidando la dimensión humana y haciéndome terriblemente infeliz. Sentía menos bienestar que en aquellos momentos en los que simplemente “no prestaba tanta atención”. Llegó un día en el que me sofoqué, tuve un momento revelador, me sentía como “Rose a punto de lanzarse del Titanic”. NO VA MAS, para mí eso no era nutrición.

Desde ahí en adelante comprendí que la nutrición es un concepto completamente distinto, me gusta verlo como la plastilina: algo que puede irse moldeando y adaptando al concepto individual que tenemos de la salud. Entendí que ser una buena nutricionista no consistía en tener la verdad absoluta respaldada en bibliografía científica o ganar los argumentos, sino en conocer a la gente, sus necesidades, incertidumbres y hacer mi trabajo de una manera más consciente y amable.

Una buena nutricionista

No es su “fórmula perfecta”

Considero que una buena nutricionista no solo tiene los conocimientos para evaluar y si es necesario corregir o educar en patrones alimentarios saludables, creo que también debe ser una persona competente y cualificada en ayudarte a crear hábitos saludables en todo su conjunto. Una persona que no solo conoce la “fórmula adecuada” para ti, sino que también sabe que no siempre es fácil cumplir con patrones tan estructurados. Creo que un buen nutricionista flexible al moldear esa plastilina de forma en que se adapte al molde individual de cada persona y cubra las necesidades, sin descuidar la realidad que vive cada uno y como eso también afecta su alimentación.

Lo que más nos gusta

¿Que sería de mi sin los mitos y verdades?

El IMC es un indicador de salud

IMC o Índice de Masa Corporal es un valor que se obtiene dividiendo el peso de la talla al cuadrado. Y simplemente eso, no toma en cuenta la composición corporal ni la estabilidad emocional, no toma en cuenta la actividad física o la propiocepción. Por lo tanto no es un indicador de salud, sólo un valor que relaciona peso y talla.

Si soy delgado/a no debo realizar actividad física

Estudios indican que las personas que no realizan actividad física presentan una tasa de mortalidad el doble de alta que aquellos que no lo realizan, independientemente de su peso. Es decir la actividad física es recomendable siempre sin importar el número en la balanza.

Ejercicio + dieta restrictiva son efectivos para bajar de peso

El cambio de peso se debe a un déficit o aumento calórico sin mas: es decir que estás comiendo más o menos de lo que tu cuerpo necesita para sobrevivir. Pero ahora conocemos que los ciclos de dieta producen inflamación, y disminución de la leptina, que resulta en un aumento de peso, por lo tanto son el método MENOS efectivo.

Bajar de peso mejora la salud

Imaginemos un escenario de una cirugía estética en la que se remueve la grasa, se pierde peso pero realmente no hay mejoras en la salud. Lo cierto es que las mejoras en salud se pueden dar en todas las tallas, independientemente del cambio de peso.

La salud está determinada por comportamientos "saludables"

Existen muchísimos determinantes sobre la salud de una persona, el mismo acceso a la salud de calidad no es un privilegio con el que todos cuentan. Piensa que la genética, la cultura, tu ubicación, acceso a alimentos, costumbres, religión, descanso, estrés, entre otras van influir en la salud de un individuo. Comprender el entorno es fundamental para la educación alimentaria.

Dejar de lado la dieta consiste en "descuidarme"

Por el contrario, cuando dejas de escuchar esa voz que te juzga en cuanto a si tus elecciones son “saludables” o no, estás cuidando de ti. El simple hecho de aceptarnos, querernos y respetar nuestro cuerpo produce bienestar. No debemos olvidar que la salud es el bienestar físico, emocional y social, por lo tanto no pierdas la salud queriendo conseguirla.

Conversemos

Estaré encantada de conocerte, ponte en contacto conmigo para resolver todas tus dudas.

Correo

sara.solines@outofshape.net

teléfono

+593 984576685